¡Atento al suelo!

¡Atento al suelo!

Menos llorar y rezar por el difunto, hoy en día la funeraria se encarga de todo. El proceso es tan distante que, al parecer, la muerte de un ser querido, desde el punto de vista psicológico, no se asume hasta pasado más de un mes.

¡Nada comparable a lo que ocurría hasta hace poco cuando era la propia familia la que se encargaba con sus propias manos de todo el ritual!, nada agradable por cierto, si pensamos, además, que los cadáveres -no congelados- comienzan con el proceso de autolisis a escasos minutos de que se pare el corazón.

Hasta no hace mucho el memento mori era algo tan asumido que te lo encontrabas literalmente a cada paso como ocurre en la Colegiata de santa María Magdalena. La Iglesia, desde su misión filantrópica, se preocupaba por el hombre en todas sus dimensiones y en este caso también era la encargada junto con la familia del amortajamiento velatorio y de la sepultura. El suelo del templo de Torrelaguna está lleno de lápidas, y desde el punto de vista narrativo, ¡a cuál más interesante! Ese libro abierto que es la parroquia de Torrelaguna nos relata acontecimientos destacados como el que encontramos en el epitafio de una tumba que mandó construir el Marqués de Santillana – literato del S. XV-. En ella se nos cuenta cómo sufrió un accidente su buen amigo Juan de Mena. El poeta cordobés perdió la vida al caerse de una mula y ser arrastrado por ella cuando transitaba por la villa torrelagunense.

Curiosidades

¿Del Rey de Patones, al Rey de España?


¿Qué país es este en el que un ciudadano particular se puede dirigir al Rey empleando ese mismo título para sí, y -lo que es más curioso- a sus conciudadanos no les extraña? Pues este país es España, donde la quintaesencia de ese pensamiento, que hoy creemos locura, la encarna a la perfección El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha.
Curiosidades

La reconstrucción de un palacio en la era digital


Un paseo virtual por el Palacio Arzobispal de Alcalá de Henares
Curiosidades

Katharine, Queen of England


Catalina dejó una huella imborrable en la memoria de los ingleses. Aunque Enrique VIII le negó el título, en determinados lugares de la isla, se la sigue considerando su reina.
Curiosidades

¡Víctor!


Aunque en nuestra vida ordinaria el tratamiento de doctor se emplea para referirse solo a los médicos, en realidad es el tratamiento que se debería reservar a aquellos que logran alcanzar el máximo nivel académico del sistema educativo, el doctorado.