Civitas Dei

La Alcalá universitaria


mapa alcala henares
ico text

Información


Alcalá de Henares

S.XII al S.XIX


La fundación de la Universidad Cisneriana convirtió a la ciudad de Alcalá en la primera en muchas cosas. Fue la primera ciudad universitaria, la primera ciudad modelo de organización administrativa del Estado, la primer sociedad civil de la conservación del patrimonio histórico, la ciudad Patrimonio de la Humanidad con la mayor cantidad de edificios restituidos a su función original…. Tiene tantas cosas especiales que merece la pena perderse por sus calles y disfrutar de su pasado y su historia… y, por su puesto, degustar sus famosas tapas.

LA FORMACIÓN, UN ARMA INFALIBLE


Lo mismo que los individuos estamos determinados por nuestro ADN, las ciudades vienen marcadas por sus tradiciones y su identidad cultural. ¿Y en tu caso?, ¿cuál es la identidad de tu ciudad? … En el caso de Alcalá de Henares la creación de una de las Universidades más importantes de todos los tiempos no es casualidad.  El Cardenal Cisneros elige esta ciudad, entre otros motivos, por la centenaria tradición académica de muchas de sus instituciones. Y es que para garantizar un futuro prospero a sus ciudadanos, una ciudad debe aportar una importante cantidad de servicios, entre ellos, la cultura y la educación.

Como te contamos en Complutum, el colegio de jóvenes aristócratas situado en –Casa de Hippolytus– tuvo una gran relevancia en todo el bajo imperio por la calidad de su plan formativo greco-latino. De hecho, los primeros cristianos se quedaron con esta formación intelectual. Para ellos tan importante era la fe como la razón. Para los pueblos germánicos, la cultura y la formación intelectual carecían de valor, dado que eran una sociedad nómada y centrada en la guerra. Ante el desinterés de los Ostrogodos por la cultura, el senador Casiodoro en la Italia del S.IV creó unos estudios a los que se llamó Vivarium, inspirados en la actividad intelectual del imperio. Estos estudios fueron el primer scriptorium medieval; modelo de todos los que le siguieron en el futuro y base de la erudición monacal.

En España, después de los reyes, los arzobispos toledanos fueron los más importantes mecenas culturales de la Castilla bajo medieval. Una vez recuperada del periodo de guerras civiles, Alcalá reactivó su misión docente con la creación de unos Estudios Generales en artes y gramática, que serán el antecedente directo a la universidad. De hecho, la posterior fundación por el cardenal Cisneros, en 1499, del Colegio Mayor de San Ildefonso y Universidad de Alcalá, se basaba simplemente en la mejora de estos estudios. Se trataba de un proyecto educativo en el que se conciliaban los mejores modelos europeos como París, Salamanca, Bolonia y Lovaina. Cisneros encontró en la formación un baluarte imprescindible para construir su visión de Estado.

Francisco Jiménez de Cisneros tenía una mente prodigiosa –sobre todo por el complicado momento en el que le tocó vivir– y fue una autoridad nacional que reinventó España y sentó con sus grandes ideas los cimientos de un gran imperio. Aplicó su visión práctica y política en muchas áreas. En el caso de la universidad alcalaína no solo pensó en el desarrollo integral de los alumnos, sino que diseñó un sistema de viabilidad y estabilidad financiera, a través de la dotación de rentas en la que se incluían explotaciones agropecuarias. En ellas, además, se situaban colegios, residencias y conventos, que permitían a los alumnos y profesores descansar durante los veranos o vivir allí cuando las epidemias o los conflictos alteraban el orden de la ciudad universitaria. Con todo esto Cisneros consiguió preservar la autonomía de la institución, independiente de cualquier poder político (hasta su desaparición por la Desamortización en el S. XIX)

Curiosidades

Educación humanista y gratuita para todos


San Ignacio de Loyola (1491-1556) fundador, y primer general de la Compañía de Jesús, fue alumno de la universidad cisneriana. Pagó su estancia trabajando en el hospital de Antezana, como te hemos contado ya por ahí.

ALCALÁ, EL SILICON VALLEY DEL RENACIMIENTO


El entorno empresarial creado en Silicon Valley se desarrolló durante el siglo pasado en torno a las universidades más prestigiosas de California. Hoy en día se encuentran en este territorio las mayores corporaciones de tecnología del mundo y miles de pequeñas startups millonarias atraen a los programadores, analistas, UX/UI designers, copywriters y growth hackers más talentosos del planeta. Como bien ves, inteligencia y capacidad productiva es bueno que vayan de la mano (el famoso I+D+i). Algo como lo que hoy se vive en California ocurrió hace cinco siglos en torno a la ciudad complutense, con otro tipo de tecnología igual de importante en su momento: la imprenta. El resultado de este esfuerzo: un conjunto de teólogos, científicos, leguleyos, literatos, traductores, impresores y grabadores ayudó a crear en la ciudad del Henares un «entorno intelectual y empresarial» tan importante como el que hoy se desarrolla en California -llegó a tener más de 200 imprentas-. La convirtió en la ciudad del libro del s.XVI, de la cual salían los intelectuales y estrategas mejor formados del mundo.

Como vemos, la Universidad de Alcalá nace con un modelo de visión formativa muy abierto, aunque no por ello menos exigente. Todas las asignaturas estaban orientadas a descubrir al hombre, dando un sentido racional de su existencia. Para ello, el estudio de los Padres de la Iglesia, al igual que de los científicos y pensadores grecolatinos, fue imprescindible. Pese a la idea que se tiene, el Cardenal Cisneros, se empeñó en que toda la formación que allí se impartiera tuviera una base científica. ¡En la Universidad de Alcalá no se estudiaba nada que no se pudiera demostrar! Además de los escritos de la Universidad, esta institución contaba con una estructura participativa, meritocrática e independiente de la función académica muy atractiva para los alumnos del momento. Podían disponer de instalaciones innovadoras, claustros como espacios docentes, aulas magnas y teatros universitarios ¿Qué más se podía pedir en el S. XVI?

La innovadora forma de impartir las clases y la equipación bibliográfica tan revolucionaria en ese momento fue atrayendo a jóvenes provenientes de todos los países católicos del mundo, de forma que, a finales del s.XVI, la Universidad ya contaba con más de 15.000 estudiantes ¡La ciudad se quedó pequeña enseguida! De hecho, el prestigio que alcanzó la convirtió muy pronto en el modelo sobre el que se constituyeron las nuevas universidades en la América hispana.

La organización administrativa y política de todas las Provincias de Ultramar era un trabajo ímprobo; y para poder acometer este reto, España creó algo -que nos apasiona a todos-: «la burocracia moderna». Buena parte de estos nuevos burócratas se formaron en Alcalá, y en gran medida de todo ello va el libro de un alcalaíno famoso: El Quijote. Su autor fue un buen hombre de armas para el Imperio, que paradójicamente no supo adaptarse a la forma de vida que creaba la nueva élite de los burócratas y los administradores que se formaban en su ciudad natal.

Curiosidades

¡Víctor!


Aunque en nuestra vida ordinaria el tratamiento de doctor se emplea para referirse solo a los médicos, en realidad es el tratamiento que se debería reservar a aquellos que logran alcanzar el máximo nivel académico del sistema educativo, el doctorado.

LAS IMPRENTAS Y LA COMUNICACIÓN DE "ALTA VELOCIDAD"


¿Te imaginas cómo sería un mundo sin libros, sin prensa escrita, sin flyers publicitarios,…? Si crees que Internet nos ha cambiado la vida, no te puedes ni imaginar lo que supuso la aparición de la imprenta al final de la Edad Media.

«Lo escrito, escrito está» Te suena esta frase, ¿no?, ¿y te has preguntado alguna vez por qué nacieron los documentos escritos? Pues la respuesta está en algo muy básico, y es que con ellos, de alguna manera, se elimina la posibilidad del engaño; es decir…de los fallos de memoria o… de las malas intenciones. Recordarás que nuestra historia universal nace con la escritura; y esta surge, no como un hecho romántico, sino como atestigua la arqueología, ¡para evitar los fraudes comerciales!

La invención de Gutenberg no solo permitió la distribución de todo tipo de documento, sino que aceleró el proceso de difusión del aprendizaje: de la lectura y la escritura. Hasta entonces, la mayor parte de las personas que deseaban estudiar desde finales del Imperio romano encontraban solo en la Iglesia esa puerta de acceso al conocimiento. A lo largo de la Edad Media, numerosas generaciones de monjes trabajaron con ahínco -y a mano- para legarnos la memoria del pasado, guiados por un código moral. Por eso, la Iglesia, motivada por recoger el saber, fue el único colectivo preocupado por la existencia, conservación y reproducción de libros. De esta manera, no debe extrañarnos que en esta Universidad el primer gran libro sobre el que se realizó un magno trabajo de compilación, traducción e impresión fuera la Biblia.

Cuando aquí te hablamos de comunicación de alta velocidad nos referimos al tiempo que se tardaba en «generar y hacer llegar» el conocimiento. El libro, en relación a un manuscrito, era infinitamente más rápido de producir. Además, con la nueva tecnología no se obtenía una sola copia, sino miles de ellas. Luego la imprenta fue el multiplicador de las ideas. Este trabajo complutense se acometió pasados solo 40 años después de la difusión de la imprenta de tipos móviles. ¡Estuvo raudo Cisneros! El resultado fue la mayor obra de impresión acometida hasta ese momento y no fue grande solo por sus contenidos y su tamaño, sino también por la belleza de sus tipografías y composición -incluso se creó un tipo de letra, «la complutense», a ver cuándo la incorpora Google Fonts-.

Curiosidades

¡Sobrados de genios!


La importancia y calidad de una universidad la determinan el número de sus alumnos y la contribución de estos al beneficio de la humanidad. ¡En este caso vamos sobrados de genios ! Lingüistas, teólogos, científicos, dramaturgos, médicos, importantes mandatarios, etc.

CUANDO UNOS POCOS SALVARON MUCHO PARA MUCHOS. LA SOCIEDAD DE CONDUEÑOS

 


 

La Universidad a Alcalá, a consecuencia de la desamortización de Mendizábal, en 1836 echó el cierre. Fue trasladada a Madrid con el nombre de Universidad Central. El traslado de la universidad ocasionó el declive de la ciudad. Finalmente, los edificios son vendidos en subasta pública y los nuevos propietarios que los adquieren comienzan a enajenar el patrimonio. Los alcalaínos respondieron ante esta situación. A la vista de esta destrucción y venta del patrimonio de su ciudad organizan ¡el primer Crowdfunding de nuestra historia reciente! En 1850 vecinos de Alcalá de todas las clases sociales y con gran esfuerzo, adquieren la propiedad de los edificios comprándosela al último propietario mediante participaciones, ¡por nada mas y nada menos que 90.000 reales! Así nace la Sociedad de Condueños.

De una forma muy inteligente crearon un límite en el número de acciones que cada condueño podía poseer para que nadie pudiera utilizar la universidad en función de sus intereses. Esta asociación consiguió rescatar la mayoría de los edificios de la universidad que dejó en usufructo al estado, hasta que en 1977 se refundó una nueva universidad que ocuparía los viejos edificios. Este proyecto probablemente sea la mayor obra de restauración acometida en el mundo para devolver un conjunto calificado como Patrimonio de la Humanidad a sus funciones iniciales: ser una ciudad universitaria. Debemos agradecer a la visión y generosidad de estas familias el poder disfrutar hoy de todo este conjunto patrimonial único.

Curiosidades

La ciudad para el bien común


La materialización del concepto “Ciudad de Dios” se nombró como elemento esencial en dos de los tres puntos de la declaración que valoró la UNESCO para inscribir la Universidad de Alcalá en la lista del Patrimonio Mundial.